Vender un Reloj de lujo

Relojes Automáticos

Relojes Automáticos.

Historia de los Relojes Automáticos


Abraham-Louis Perrelet (1729-1826) decidió, a los 20 años, que quería ser relojero. Había visto durante años a su padre, carpintero de oficio, inventar herramientas para la fabricación de relojes, tarea que desarrollaba cuando no tenía trabajo. Cuando Abraham-Louis tuvo su propio taller, lo convirtió en un verdadero centro de investigación de relojería. Se hizo famoso en toda la región de Neuchatel, Suiza, donde residía.

 

Relojes Automáticos


No tardó en darse cuenta de que los relojes tenían un problema básico: la gente se olvidaba de darles cuerda. Se propuso, entonces, encontrar el modo de solucionar esto. Y fue así como en 1770 inventó un mecanismo oscilante por el cual un resorte daba cuerda al reloj, simplemente moviendo el mismo. Quince minutos de caminata con el reloj en la muñeca, bastaban para que funcionara durante ocho días seguidos, según detallan informes de la época. Había nacido el reloj automático.


Perrelet vendió algunos de sus relojes automáticos al inventor suizo (y también mecánico relojero) establecido en París, Abraham Louis Breguet, quien mejoró el sistema ideado por Perrelet y creó el reloj llamado “Perpetuelle” (Perpetuo) en 1780. Pero estos relojes resultaron no ser muy precisos, y cayeron prácticamente en el olvido hasta 1923, cuando otro inventor, John Harwood, patentó en Suiza un mecanismo para reloj automático de su creación.


La primera empresa en vender relojes automáticos fue Fortis Uhreng, a partir de 1926, con el nombre Harwood Automatic. Con la actividad normal diaria de una persona, estos relojes podían durar hasta 12 horas sin cuerda. En 1930, la empresa de Harwood quebró a causa de la Gran Depresión, y los relojes dejaron de fabricarse.


En 1930 y 1931, aparecieron sucesivamente los relojes automáticos Rolls (de Leon Hatot), Glycine y Champagne de Bienne, todos con diferentes mecanismos automáticos. Y también en 1931 Rolex presentó su famoso Rolex Perpetual, con un mecanismo con rotor central de 360º, creado a instancias de Hans Wildorf, uno de los fundadores de la empresa.


Entre 1933 y 1994, las relojerías Felsa, Jaeger- Le Coultre, Eterna, Patek Philippe, Mido, Girard Perregaux, Piaget, Jean Lasalle y Zenith, entre otras, presentaron relojes automáticos con mecanismos no sólo más pequeños cada vez, sino también más precisos y con mayor autonomía. Con un uso normal de 12 horas, por ejemplo, un reloj automático promedio tiene cuerda suficiente para funcionar durante 40 horas, incluso sin usarlo. El mejor rendimiento logrado hasta la fecha fue conseguido por los relojes automáticos Frederic Piguet, con un mecanismo inventado en 1993, que les da 100 horas de autonomía.
Con el tiempo, a los primeros sencillos relojes automáticos se fueron añadiendo funciones, como calendario, cronómetro, fases de la luna, repetidores y más. También han variado los materiales, ya que se fabrican en metales preciosos como oro, plata o platino, en aluminio, acero inoxidable, fibra de carbón y titanio. Como no usan baterías ni circuitos eléctricos, su mantenimiento es mínimo: basta con una limpieza cada 2 ó 3 años, si se lo trata apropiadamente, claro.


Los relojes automáticos también usan rubíes (sintéticos, desde 1902), entre 21 y 25, que contribuyen a la durabilidad de los componentes del mecanismo. Incluso pueden usarse otras piedras, con idéntico propósito. Aunque la cantidad de rubíes es importante, lo es más la ubicación de los mismos dentro del mecanismo, ya que su función es reducir la fricción. Por eso, contrariamente a la creencia generalizada, la cantidad de rubíes no es determinante de la calidad de un reloj, ni tampoco de su precio, aunque sí lo era en otros tiempos, ya que se usaban piedras preciosas naturales.


Aunque los relojes automáticos son muy precisos, no lo son tanto como los relojes de cuarzo. Por eso, en los últimos tiempos, han aparecido relojes con mecanismos híbridos, que pueden almacenar energía en un condensador y funcionar durante 100 días sin darles cuerda.


Páginas recomendadas Vidapremium.com– con información precisa de relojes automáticos.

 

Chopard Superfast Porsche 919
 
Sólo se fabricarán 919 ejemplares de un cronógrafo flayback nacido de la colaboración  con Porsche Motorsport.